Miopía por fatiga: ejercicios para los ojos

miopia-fatiga-ejercicios-ojos

Me ha parecido interesante la idea de escribir un post sobre la miopía por fatiga, ya que es un problema que nos acaba afectando a muchos de los que trabajamos a diario con el ordenador. Atrás quedaron aquellos maravillosos años en los que podía leer lo que ponía en carteles que se encontraban en el quinto pino. Ahora necesito meter la cara en ellos para descifrarlos.

Reconocer los síntomas es muy sencillo, aunque en mi caso pasó mucho tiempo hasta que fui (o quise ser) consciente de este problema. Si estás castigando tu vista notarás que necesitas entornar los párpados para enfocar mejor, o que vas caminando por la calle y te saluda alguien que vete tú a saber quién es.

vista-corta-miope-sintomas
(Ilustraciones del libro Ver bien sin gafas)

El caso es que comencé el 2014 confeccionando una lista de propósitos para este año. Ocho meses después puedo decir con orgullo que ya he tachado de ella un par de cosas, y otras las estoy llevando a rajatabla. Sin embargo, hay un punto de la lista que he dejado olvidado, y ello me pesa bastante, sobretodo porque está relacionado con mi salud. Ese punto es el de “hacer con regularidad los ejercicios para los ojos”. No sólo no los estoy haciendo sino que apenas he definido la tabla de ejercicios que debería seguir.

Todo esto surge porque a pesar de que había comenzado a utilizar gafas para sobrellevar mis dioptrías (1 y 1,25 respectivamente), no quería resignarme a llevarlas toda la vida y decidí ponerme a investigar.

Es así como supe que para este tipo de miopía, la causada por actividades que exigen de un uso intensivo de la vista (malos hábitos), existen una serie de ejercicios de relajación ocular que ayudan a mejorar e incluso curar la visión defectuosa de manera natural.

Lo descubrí cuando oí hablar del método natural del Doctor William Bates. Este señor, que nació en 1860, llegó a la conclusión de que si los huesos al romperse tienen la capacidad de sellarse por sí mismos, los ojos también podrían ser capaces de autocurarse.

Según él, mucha gente que usa gafas no las necesita y deberían dejar de usarlas para poder rehabilitar la vista.

Para rematar llegó a mis manos un libro titulado “Ver bien sin gafas” del Doctor Vander, que también habla de la posibilidad de normalizar la vista de manera natural, y llegar así a poder prescindir del uso de gafas.

La verdad es que tengo mucha curiosidad por comprobar si estos ejercicios para los ojos pueden o no ayudarme. Lo único que tengo claro es que mis gafas no alivian ni reducen la tensión de mis músculos oculares, tan solo hacen el trabajo que deberían estar haciendo ellos (y ya ni eso al 100% porque me han debido subir las dioptrías un poco).

El caso es que en cierto modo tiene mucho sentido pensar que es posible rehabilitar los músculos oculares mediante el ejercicio. Así que me he decidido a intentarlo, ya que no tengo nada que perder y sí mucho que ganar.

Voy a continuación a detallar aquí los ejercicios que he pensado hacer de acuerdo a los métodos naturales del Doctor Bates y el Doctor Vander:

Los ejercicios NO deben realizarse con las gafas puestas.

 

Estos ejercicios son para miopes o cortos de vista. Aquellos que ven bien de cerca y mal de lejos. En este caso, la miopía por fatiga, es producida por factores como:

  1. Fijar mucho la vista sobre la pantalla de un ordenador, teléfono móvil, libros, etc
  2. Una escasa vida al aire libre
  3. Una vida sedentaria
  4. Una mala posición al sentarse

Ejercicios para los ojos (vista corta)

Allá vamos.

PALMEADO

Este es un ejercicio muy útil para descansar los ojos, evitar el sobreesfuerzo, reducir la tensión ocular y evitar la fijación de la mirada. Lo que tenemos que hacer es sentarnos cómodamente y después cerrar los ojos y taparlos con las palmas de las manos. Los dedos se situarán oblicuamente sobre la frente y los codos reposaran sobre una mesa.

ejercicios-para-los-ojos-palmeado

Hasta los ojos no debe llegar nada de luz. Permaneceremos así durante varios minutos (de 2 a 15).

Debemos tener en cuenta:

  • La cabeza debe reposar cómodamente sobre las manos
  • Las palmas no deben ejercer ninguna presión sobre los globos oculares
  • Tras poco rato de tener los ojos tapados con las manos, una persona de vista sana lo verá todo uniformemente negro. Las personas con una visión que no es normal verán manchas grises o de color que se mueven, franjas de luz, etc. A medida que la visión mejora, estas visiones irán desapareciendo.
  • Durante el ejercicio no debemos fijarnos ni en el negro ni en las manchas. Tenemos que imaginar escenas alegres, y mejor aún si son escenas en movimiento. (Pájaros volando, un tren en movimiento, etc).

¿Con cuánta frecuencia debemos realizarlo?

Conviene realizar este ejercicio un par de veces al día. Una de ellas antes de acostarse.

PARPADEO

Este ejercicio sirve para recuperar la costumbre de parpadear, de manera frecuente y automática. Es muy útil para  descansar, limpiar y humedecer los ojos, mejorar la circulación sanguínea de los globos oculares, evitar la mirada fija y, en definitiva, ver mejor.

Casi todas las personas con defectos visuales parpadean poco, lo cual produce un sobreesfuerzo de la mirada e irritación entre muchas otras cosas. Por ello es muy importante el realizar este ejercicio.

Consiste en abrir y cerrar los ojos con un movimiento similar al de las alas de una mariposa. Rápido, pero sin hacer fuerza. Se puede hacer sentado o de pie, pero sin doblar la espalda ni la cabeza. Cuando terminemos, podemos darnos un suave masaje en las sienes.

Podemos hacerlo en cualquier momento que dispongamos de tiempo o cuando notemos los ojos cansados. Antes de irse a dormir también es una buena opción, ya que es posible que la impresión del parpadeo quede grabado en el subconsciente.

¿Con cuánta frecuencia debemos realizarlo?

Haremos unos 20 pestañeos seguidos. Descansamos y volvemos a empezar. Así durante 10 minutos.

Pestañear al compás del tictac de un reloj es también una buena opción.

BALANCEO

Este ejercicio es útil para suprimir espasmos y acostumbrarse a ver bien sin cansar la vista.

Para realizar este ejercicio necesitaremos escoger dos elementos:

  1. Un fondo lejano (paisaje, edificio, etc).
  2. Una línea vertical cercana (poste de teléfono, árbol largo y delgado etc).

Tenemos que situarnos delante de la línea vertical, de pie y con los pies un poco separados. Mirando la línea vertical debemos balancear el cuerpo, primero hacia la derecha y luego hacia la izquierda, sin dejar de mirarla. Veremos que, cuando la cabeza va hacia la derecha, el fondo se mueve también hacia la derecha respecto de la línea vertical.

También puede hacerse sentado, moviendo solo la cabeza y utilizando un lápiz como línea vertical (lo sostendremos a la altura de los ojos).

¿Con cuánta frecuencia debemos realizarlo?

Tras realizar el primer vaivén, descasamos un minuto mirando a la lejanía. Luego repetimos unas 10 veces.

Dependiendo del tiempo que dispongamos, este ejercicio se puede hacer varias veces al día.

BAÑO SOLAR

El uso del sol tiene una gran importancia a la hora de fortalecer la vista. Es por el hecho de que el sol sea tan beneficioso para los ojos que el uso de las gafas de sol no sea del todo recomendable.

Consiste en cerrar los ojos y dirigir la cara hacia el sol, aunque nunca hay que mirar directamente al sol. A continuación tenemos que desplazar lentamente la cabeza de derecha a izquierda y viceversa.

¿Con cuánta frecuencia debemos realizarlo?

Es recomendable que se hagan con frecuencia y de corta duración (unos 30 segundos).

Después del baño solar es conveniente realizar por varios minutos el ejercicio de palmeado.

Otros ejercicios con el sol

  1. Recorrer con la vista un paisaje soleado
  2. Mirar directamente el sol al salir y al ponerse. (Esta práctica debe realizarse poco a poco y sólo cuando el sol esté muy bajo y no moleste a los ojos).
  3. Mirar directamente a los rayos solares que se filtran entre las ramas       y las hojas de un árbol. 

CAMBIOS DE FOCO

Esto podemos hacerlo con un lápiz que situemos a unos 20cm, a la altura de nuestros ojos, o bien con la pantalla del ordenador.

Miraremos el lápiz o la pantalla y parpadearemos. A continuación llevaremos la mirada hacia un objeto que se encuentre a varios metros de distancia (pero que podamos ver claramente). Parpadear y volver a empezar el ejercicio. Repetirlo unas 10 veces a no ser que aparezca antes la fatiga. Lo que miremos tanto de lejos como de cerca se debe enfocar lo mejor posible, y según vaya mejorando nuestra visión iremos ampliando la distancia.

También lo podemos hacer cuando vayamos caminando por la calle. Miraremos nuestra mano, luego un objeto situado en la acera de enfrente, a continuación una ventana de una casa, y por último las nubes.

GIMNASIA OCULAR

Recuerdo haber realizado este ejercicio con cierta regularidad en el pasado, y la verdad es que me dio buenos resultados, razón de más para no abandonarlo.

Es muy sencillo, se trata sólo de mirar a la derecha y después a la izquierda y viceversa. Unas 10 veces. Después hacer lo mismo mirando de arriba abajo.

Luego los rotaremos (mirando arriba, a la derecha, abajo y a la izquierda para volver arriba). Lo haremos también unas 10 veces en cada sentido.

gimnasia-ocular

Estos ejercicios pueden ser al principio un poco dolorosos e incluso producir una sensación como de mareo. Eso es exactamente lo que me pasó a mí en la época que empecé a realizar estos ejercicios. Lo bueno es que al poco tiempo esto desapareció. Se debía a que los ojos se encontraban en tensión. De todos modos nunca trates de forzarlos, poco a poco.

Otra cosa que podemos hacer para estirar los músculos es mirarnos la punta de la nariz, y tranquilos, que no nos quedaremos así, como acostumbraban a decirnos de pequeños.

ROTACIÓN DEL CUELLO

Puesto que el cuello tiende a acumular tensión y quedarse agarrotado no conviene pasar este ejercicio de largo. Aprovecha cualquier rato libre o antes de comenzar otros ejercicios para mover la cabeza en todas direcciones.

EN RESUMEN

Palmeado:de 2 a 15 minutos un par de veces al día.
Parpadeo:unos 10 minutos. 20 pestañeos seguidos, descanso y volver a empezar.
Balanceo:tras el primer vaivén, descanso de 1 minuto mirando a la lejanía. Repetir unas 10 veces.
Baño Solar:con frecuencia y corta duración. Unos 30 segundos. Después realizar el Palmeado.
Cambio de Foco:unas 10 veces si no aparece antes la fatiga.
Gimnasia Ocular:10 veces en cada sentido.
Rotación de Cuello:cualquier rato libre para mover y girar la cabeza hacia los lados y hacia delante y atrás.

Más adelante puede considerarse la renovación de los ejercicios, para evitar caer en la monotonía y el acostumbramiento de las estructuras oculares a ciertos movimientos más que a otros.

Recuerda que estos ejercicios para los ojos no deben considerarse como una carga que hay que realizar en ciertos momentos del día. Los ejercicios oculares deben llegar a ser algo automático y reflejo.

Nunca fuerces los ojos hasta llegar a un estado de fatiga acentuado. La serie diaria que debamos llevar, puede depender un poco del estado de salud de nuestros ojos.

Ten en cuenta que la regularidad y la práctica serán determinantes en la obtención de nuestros objetivos.

Así que si quieres mejorar o mantener la salud de tus ojos te invito a que te unas. ¡Espero de aquí a un tiempo poder hablar de resultados!

¡No te pierdas ni un solo post!

100% libre de spam

Consejos, General

4 Kommentarer

  1. Clara

    Hola, me gustaría hacer una pregunta. Yo intente hacer los ejercicios, los hacia todos los días, pero entonces me toco hacer la visita de trabajo y me quitaron las ganas de intentarlo, porque me desanimo un montón el medico.

    Quiero retomar los ejercicios, pero tengo que llevar lentes durante el día. Mi idea era llevarlos en el trabajo y en casa o los fines de semana en el parque o montana, ejercitar la vista.

    Mi duda es, si no me quito las lentillas al 100% y las llevo para trabajar es inútil que yo haga estos ejercicios, o simplemente la recuperación sera mas lenta?

    • Harphy Murx

      Hola Clara.

      No te preocupes porque tengas que llevar las lentes en el trabajo. Puedes hacer lo que comentas y realizar los ejercicios cuando no las tengas puestas.

      Lo importante es hacerlos y que los músculos que están contraídos se vayan relajando. Esto puede llevar mucho tiempo (especialmente si llevan contraídos muchos años) pero siempre es mejor que no hacerlos, y más si acostumbras a fijar mucho la vista en pantallas (de ordenador, móvil, etc).

      Además de una mejoría, otra cosa que se trata de conseguir con los ejercicios es que no empeore la visión.

      Por tanto, no creo que sea inútil hacerlos por esa razón :)

  2. Manu

    Hola, saludos a todos los que habéis llegado aquí no por razones muy agradables como yo también,
    Tengo 50 años y una vida entera de problemas visuales que sería muy largo contarlo aquí, miopía astigmatismo operaciones sin láser y con láser.
    Hace un par de semanas y luego de gastar bastante dinero para aún así jugar a la suerte de encontrar un buen profesional que no quiera únicamente tu dinero con falsas promesas de mejoría, he encontrado uno que me ha dicho que ha sido muy triste que ningún “profesional” de los que me ha atendido anteriormente haya visto el problema principal, el cual a los días de hoy no tiene cura pero si tratamiento para que no vaya a peor.
    Problemas de retina seca, les aconsejo seriamente a que vayáis a un profesional que les pueda hacer un buen examen para diagnosticar a tiempo esta dolencia que como he contado le pasa de largo a muchos doctores.
    Podría decir más pero no quiero ser pesado, se queda mi mensaje y que les sea útil.
    M R

    • Carmen Murillo

      Carmen Murillo

      Hola Manu. Es una pena que hayas tenido que pasar por tanto hasta dar con ese doctor. Al menos espero que el tratamiento te esté ayudando a controlar esa dolencia. Gracias por compartir tu experiencia, seguro que a más de uno le puede ser de utilidad.

      Saludos

Deja un comentario

Política de privacidad - Política de cookies