Cómo escoger un nicho para tu blog

El nicho perfecto

En este post te voy a hablar de eso que tienes que tener muy claro a la hora de empezar con tu blog.

Y no, no me estoy refiriendo ni al nombre ni al diseño que le vas a poner.

A ver, pongámonos en situación: ya has decidido que vas a iniciarte en el mundo del blogging, y para ello, has mirado de arriba abajo toda la información que necesitas para saber cómo crear un blog.

Ya sabes qué plataforma vas a usar, qué plugins instalarás, qué colores emplearás, y te has mirado tropecientos mil temas de WordPress hasta dar con uno de tu agrado.

Hasta aquí muy bien, has completado ya una parte fundamental del recorrido.

Pero llegado a este punto, antes de ponerte manos a la obra, te queda tomar una de las decisiones más importantes (y por tanto más difíciles), previas al lanzamiento de un blog. Algo sobre lo que muchas veces no somos realmente conscientes hasta que llega el momento de empezar a escribir.

Y ese algo no es nada menos que escoger un nicho para tu blog.

Porque a menudo, cuando empezamos un blog, no tenemos muy claro cuál es el propósito de éste, y terminamos por saltar de una temática a otra sin ningún tipo de control. Un día estás escribiendo sobre tecnología, al siguiente sobre política, y cuando te das cuenta tienes un blog de belleza.

Esto no tiene nada de malo si tu blog va a ser de carácter personal y con pocas pretensiones de crecimiento. Al fin y al cabo es tu blog, y escribes sobre lo que te venga en gana. ¡Faltaría más!

El problema viene cuando quieres atraer a un gran número de visitantes, construir una comunidad a su alrededor y, en definitiva, hacer de él un proyecto serio a largo plazo.

No sé si esto suena complicado o no, pero lo que sí sé es que esto requiere de una especial atención.

Veamos.

Me he tenido que enfrentar a esta situación alguna vez que otra, y siempre he acabado mareándome y sentándome un ratito a descansar.

Una vez repuesta he llegado siempre a la misma conclusión:

Si quieres atraer y retener a una audiencia específica, lo mejor es escoger un solo tema o una variedad de ellos que estén a su vez englobados dentro de otro más grande.

Un claro ejemplo es un blog que habla sobre SEO, marketing online, blogging, etc. Son temas muy relacionados, que se complementan, y sobre los que un mismo tipo de lector puede estar interesado.

Si un sitio que trata estos temas publicara de repente un artículo sobre salud, estoy segura de que dejaría a su audiencia muy desconcertada y, por supuesto, correría el riesgo de perder un buen número de lectores que, evidentemente, no acuden a ese blog a leer entradas sobre esa temática.

Por otro lado, a Google le resulta más fácil posicionarte cuando te sitúas en un nicho concreto. A estas alturas ya sabrás lo positivo que es caerle bien a este “señor”, y por tanto, un punto más a tu favor.

Es posible que estos consejos que voy a indicarte a continuación, se ajusten más a blogs que se deseen crear entorno a un hobbie, es decir, no necesariamente te dedicas profesionalmente a las temáticas que estás barajando.

En el caso de que estés considerando crear un blog de marca personal para así posicionarte como experto en tu sector, tu elección sobre la temática debería estar enfocada a la actividad que desarrollas y sobre la que más conocimientos posees.

Veamos pues, cómo escoger un nicho para tu blog

Piensa en las temáticas sobre las que te gustaría escribir, es más, anótalas en un papel.

Escoger un nicho para tu blog

Si no se te ocurre ninguna no te preocupes y sigue leyendo. Lo importante es que se ajusten a los siguientes requisitos:

1. Debe ser algo que te apasiona y te divierte.

Si aún no lo sabes, te avanzo que escribir un blog requiere de mucha dedicación. Lo más probable es que inicialmente se convierta en un proyecto que vas a desarrollar en los ratos que te queden libres, mucho antes de dedicarte a ello a tiempo completo.

Esto se traduce en que vas a restar tiempo a todas esas cosas a las que dedicas tus horas de ocio. Por lo que escribir sobre lo que te gusta investigar y aprender facilitará mucho las cosas.

PASO 1:  Empieza enumerando todos esos hobbies a los que sueles dedicarles tu tiempo libre.

2. Es algo sobre lo que te gusta investigar.

Un poco lo que ya mencionaba en el punto anterior. De los blogs se espera un contenido fresco y renovado, por lo que estar a la última y dar con nuevas ideas resulta de vital importancia.

Si la temática escogida no es realmente de tu interés, toda esa fase de investigación y aprendizaje continuo se convertirá en un suplicio, lo que no augura un buen futuro para el blog.

PASO 2:  Continúa planteándote qué tipo de posts te gusta leer en otros blogs y por qué, y cuales de ellos te gustaría escribir utilizando tu punto de vista. OJO, esto no quiere decir que copies a otros ni muchísimo menos, simplemente trata de sacar ideas propias derivadas de artículos que has disfrutado leyendo.

Este paso te encaminará un poquito  más, a saber la clase de artículos que puedes escribir.

3. Es algo sobre lo que tienes cierto conocimiento y práctica. 

Y eso estaría muy bien, no sólo porque lo necesitas para explicar y desarrollar tus artículos, sino porque en esas entradas que escribas podrás compartir tu propia experiencia, anécdotas, consejos, opiniones, etc. lo que hará que tu blog sea realmente único.

Compartiendo experiencias de superación o narrando un estilo de vida atípica, podrás hacer que muchas personas se identifiquen contigo.

PASO 3: Anota las cosas que se te dan bien y tienes conocimiento, pero también haz lo mismo con aquellas temáticas sobre las que te gustaría aprender.

No serías la primera persona que adquiere gran conocimiento sobre algo específico a base de escribir de manera constante en un blog.

4. Es algo sobre lo que te ves escribiendo de aquí a 10 años.

Es muy probable que si eres constante y trabajas duro, acabes formando una gran comunidad con tus lectores. Y ¿qué ocurriría si llegado este punto deseas romper con tu temática y seguir un camino distinto? Básicamente que los perderías. Así que antes de trabajar una audiencia, asegúrate de que tu temática te vaya a permitir evolucionar y seguir ahí dentro de bastante tiempo.

PASO 4:  Piensa, de todas las temáticas que te planteas, ¿De cual te surgen más ideas sobre artículos que puedes escribir?

5. Es algo sobre lo que te gusta hablar con otras personas.

Señal de que te apasiona, y aquí volveríamos al primer punto. Se nota mucho cuando alguien está escribiendo sobre algo que le apasiona. 

6. Es algo que le interesa a un gran número de personas.

Es algo positivo que pueda haber mucha gente interesada en la temática que tratas. También es verdad que, por esta razón, es posible que tu nicho esté más saturado.

Personalmente creo que si escribes sobre algo que te encanta, eres original, y le pones ganas, eso no debería preocuparte tanto, o por lo menos no echarte para atrás.

PASO 5:  Cuando tengas tu lista de nichos terminada, redúcela al menor número posible. Una vez hecho esto te será más fácil ver el tipo de temática que se ajusta más a ti.

PASO 6:  Tómate tu tiempo, y empieza cuando ya tengas claro sobre qué escribir.

 

Y si además de cumplir con lo ya mencionado, también es algo con lo que vas a tener la oportunidad de crear contenido que ayude a resolver problemas a otras personas, ya tienes parte del éxito asegurado.

PASO 7:  Pregúntate cómo puede tu blog ayudar a otras personas.


De todos modos ten en mente que no siempre un blog va a desarrollarse exactamente como se ha planificado. Durante el camino surgirán nuevas ideas o motivaciones, y por tanto nuevos posibles caminos a tomar.

Ahora te toca ser diferente, siendo tú mismo y no haciendo lo mismo que los demás, y por supuesto ¡disfruta!

¡No te pierdas ni un solo post!

100% libre de spam

Blogging, Cómo crear un blog, Consejos

2 Kommentarer

  1. Samuel

    Muchas gracias por los consejos! me van a venir muy bien :)

Deja un comentario

Política de privacidad - Política de cookies